Muchos de los productos que después elaboramos en la Taberna del Alabardero son de nuestro propio huerto, lo que hace que cuidemos al detalle todo el proceso, desde la recolecta hasta la presentación en el plato.